lunes, 16 de abril de 2012

TARTA DE QUESO "Mary Fish"

89 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.

Retomar el blog me ha costado varias tardes delante de una entrada en blanco y aquí me encuentro con la puerta de abril abierta de par en par sin saber muy bien que escribir

Oficialmente le hemos dado la bienvenida a la primavera pero en Soria la estrenamos con nieve y seguimos con un tiempo helador.
A lo mejor son cosas mías pero la nieve consigue ralentizar un poco esta vida loca que llevamos, cuando aparece ejerce un efecto calmante en nuestras prisas del día a día . 

Chica es que leo esta última frase y parece que la he sacado de un anuncio de crema hidratante  jaja... lo estoy viendo:

"Su textura ligera y no grasa constituye una excelente base aportando una sensación de frescor inmediata. Crea una barrera protectora contra las inclemencias del día a día, su efecto balsámico con el que la vida recupera su brillo y luminosidad, quedando suave y flexible.
Tratamiento de choque, especialmente indicado para almas agobiadas y sensibles."


La vida real ha pasado como un huracán en las últimas semanas, ha dejado momentos dulces que han chocado brutalmente con otros muy amargos.

No consigo acostumbrarme a estos contrastes, me cuestan las despedidas. ¿Como se mide el vacio que dejan algunas personas en nuestra vida? ¿Se puede contar en lunes de trabajo o en viernes que anuncian el fin de semana?  Tal vez se mida en lágrimas, en risas y recuerdos derrochados.


¿No parece a veces que la vida tiene una sola dirección? Como si fuera obligatorio mirar siempre hacia delante... pero para avanzar hay que retrodecer y sobre todo de vez en cuando parar... recuperar la perspectiva. 
Me he dejado llevar por una fase nostálgico-apática, me he rodeado de cosas bonitas... alargando días sin nombre en los que abrir pantallas visitando algunos de mis blogs y webs favoritas.
He entrado pasando de puntillas, sin ánimo para dejar un comentario, sintiéndome un poco culpable por no agradecer el esfuerzo que supone cada palabra que aparece en la pantalla :(


Pero era necesario y aquí estoy de nuevo.

¡Ay señor! me leo y me asusto... esta naturaleza melodramatica mía va a matarme tampoco me hagais mucho caso ¿vale?.


Lo voy a intentar, me voy a centrar sólo en lo que importa de aquí en adelante, como en esta receta para endulzar los momentos amargos.
Es de Isabel-La Cocina de Fabrisa y me viene muy bien la frase con la que presenta su blog: "La vida no se vive por el número de veces que respiras, sino por los momentos que te dejan sin aliento".

Me contó que su " Tarta de queso Mary Fish" es una de las recetas mas visitadas del blog, a lo mejor por el echo de ser una tarta con nombre propio, el de la amiga que le dió la receta.
En casa gustó mucho, la única variación que me he permitido ha sido sustituir su cobertura de mermelada por una estupenda salsa de caramelo que le copié a Carmen- Las libretas de Calohe y que me tiene totalmente cautivada.

Sale una tarta grande, en la foto veis una ración individual que posó amablemente para las fotos ya que el resto iba como postre para llevar.

 


Ingredientes:
8 huevos
1/2 kg. de queso fresco
2 yogures naturales
130 gr. de harina
200 CC. de nata
200 CC. de leche
200 gr. de azúcar
Ralladura de limón

Para la base:
200 gr. de galletas tipo María
65 gr. de mantequilla 


Para la salsa de caramelo:
200 gr. de azúcar, 50 ml. de agua y unas gotas de limón
*Podemos sustituir el queso fresco por uno en crema.
*La receta original añade una cobertura de mermelada con gelatina que yo he sustituido por la salsa de caramelo.




Preparación tradicional:
Para la base:
  • Molemos las galletas y las mezclamos con la mantequilla en pomada.
  • Forramos el molde papel de hornear, extendemos homogéneamente y reservamos en el frigorífico mientras preparamos el relleno.
Para el relleno:
  • Encendemos el horno para precalentarlo a 180 ºC.
  • Separamos las claras de las yemas y las montamos a punto de nieve, reservamos.
  • Mezclamos bien el resto de los ingredientes y por último unimos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes.
  • Vertemos la mezcla en el molde sobre la pasta de galletas y lo introducimos al horno a 180º durante una hora. 
  •  Apagamos el horno y con la puerta entreabierta lo dejamos unas dos horas para que se vaya enfriando poco a poco.
Para la salsa de caramelo:

  • Poner en un cazo los 200 gr. de azúcar junto con unas gotas de limón y 50 ml. de agua. 
  • Cuando la mezcla se pone dorada está lista, si la dejáramos oscurecer amargaría.  
  • En ese momento añadimos poco a poco un brick pequeño de nata previamente calentada, cuidado porque tiende a espumar y puede rebosar. 
  • Incorporar bien con ayuda de unas varillas, retirar y dejar enfriar.




Preparación con thermomix:
Para la base:  
  • Pulverizar las galletas 10 segundos en velocidad 10, añadir la mantequilla y programar 10 segundos en velocidad 5. 
  • Forramos el molde papel de hornear, extendemos homogéneamente y reservamos en el frigorífico mientras preparamos el relleno.
Para el relleno:
  • Encendemos el horno para precalentarlo a 180 ºC.
  • Montamos las claras de los 8 huevos a punto de nieve: para ello ponemos la mariposa en el vaso limpio y añadimos las claras con una pizca cremor tártaro (si no tenemos basta con una punta de sal y unas gotas de limón o vinagre) programando 10 minutos 37º, velocidad 3.5 y quitando el cubilete en los últimos minutos. Reservamos
  • Sin lavar el vaso añadimos el resto de los ingredientes y mezclamos bien unos minutos a velocidad 5-6.
  • Por último y en un bol grande unimos las claras a punto de nieve con movimientos envolventes.
  • Vertemos la mezcla en el molde sobre la pasta de galletas y lo introducimos al horno a 180º durante una hora. 
  • Apagamos el horno y con la puerta entreabierta lo dejamos unas dos horas para que se vaya enfriando poco a poco.
Para la salsa de caramelo:
  • Poner en un cazo los 200 gr. de azúcar junto con unas gotas de limón y 50 ml. de agua.
  • Cuando la mezcla se pone dorada está lista, si la dejáramos oscurecer amargaría.  
  • En ese momento añadimos poco a poco un brick pequeño de nata previamente calentada, cuidado porque tiende a espumar y puede rebosar. 
  • Incorporar bien con ayuda de unas varillas, retirar y dejar enfriar.


Gracias por llegar al final.

Imprimir la versión en pdf
Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin