jueves, 22 de septiembre de 2011

BIZCOCHO DE MORAS

71 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.
Bizcocho de moras

Asocio el final de verano a las moras, a las excursiones que se apuraban en las tardes sin clase de septiembre antes de que octubre llegara cargado de frío.

Nada que ver estas moras de zarza con la mora de árbol y sus hojas que recogíamos para alimentar a los gusanos de seda.
¡Eso si que era un juguete interactivo! nuestros gusanos de seda cuidadosamente guardos en una caja de zapatos.
Podíamos pasar horas mirándo a esos fascinantes seres verdes mientras se arrastraban, sintiendo el cosquilleo en nuestros dedos mientras tejían los hilos de seda de sus capullos.
Un interminable mes después las orugas se tranformaban en mariposas y el otoño se encargaba de traer el cierzo y borrar su recuerdo

Cada vez mas a menudo pienso en esa metaformosis de los gusanos de seda y en el libro de Kafka, como su protagonista algunas mañanas me despierto con la sensación de estar en un cuerpo que no es el mío.
Me miro al espejo pensando en que debe ser un error estar al borde la cuarentena tener treintaitantos (suena mejor ¿verdad?). 

Desde luego la ley de la gravedad no falla, hasta mi hermana increpó a mi cuerpo este verano:
- ¡Ey Tú! ¿Qué has echo con mi hermana? ¡Escúpela!
Moras

Ingredientes:
200 gramos de moras
1 yogur de frutos del bosque
2 huevos
150 gramos de harina
100 gramos de azúcar
200 de aceite de girasol
1 sobre levadura royal
1 pellizco de sal

Bizcocho de moras_molde


Preparación tradicional:
  • Esponjamos los huevos con el azúcar, batiendo hasta que doblen su volumen.
  • Añadimos el yogur y el aceite hasta que queden integrados.
  • Tamizamos la harina con la levadura, añadimos el pellizco de sal y unimos a la mezcla anterior con una espátula hasta que no queden grumos.
  • Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y enharinamos ligeramente para facilitar el desmoldado.
  • Vertemos la masa y colocamos las moras de forma homogénea. Si las espolvoreamos con harina tamizada evitaremos que queden apelmazadas en el fondo.
  • Precalentamos el horno a 180ºC e introducimos en la parte media del horno durante unos 40 minutos. Para comprobar la cocción introduciremos un palillo, si sale limpio estará listo.
  • Desmoldamos el bizcocho y dejamos que se enfríe fuera del molde.
Podemos decorar este bizcocho espolvoreando azúcar glass con ayuda de un colador en el momento de servir

Preparación con thermomix:
  • Ponemos en el vaso los huevos junto con el azúcar y programamos 5 minutos, temperatura 37º y velocidad 3.5. Al finalizar programamos 3 minutos sin temperatura y a la misma velocidad para que esponjen.
  • Agregamos el aceite y el yogur mezclando 15 segundos a velocidad 3
  • Tamizamos la harina con la levadura, añadimos el pellizco de sal y la añadimos mezclando suavemente a velocidad 3.
  • Engrasamos el molde con un poco de mantequilla y enharinamos ligeramente para facilitar el desmoldado.
  • Vertemos la masa y colocamos las moras de forma homogénea. Si las espolvoreamos con harina tamizada evitaremos que queden apelmazadas en el fondo.
  • Precalentamos el horno a 180ºC e introducimos en la parte media del horno durante unos 40 minutos. Para comprobar la cocción introduciremos un palillo, si sale limpio estará listo.
  • Desmoldamos el bizcocho y dejamos que se enfríe fuera del molde.
Podemos decorar este bizcocho espolvoreando azúcar glass con ayuda de un colador en el momento de servir
 


No dejeis de recolectarlas si teneis ocasión podeis hacer este bizcocho pero también una mermelada, licor, macerarlas con vino y azúcar, con un yogur o adornando una ensalada verde con ventresca.
Ideas no faltarán, moras ya veremos... a lo mejor son los treintaitantos pero me da a mi que ya no son tan abundantes como antes.
Bizcocho de moras_corte

Os dejos con dos fotografías de lujo, no son mias ¡ya quisiera yo hacer fotos así! son de Miguel Angel García. Muchas gracías por  permitir que las use para esta entrada :)
Visitad su galería os va a encantar.

Nacedero del Rio Queiles.

Se trata del Nacedero del rio Queiles en Vozmediano (Soria).
Está considerado el segundo con mas flujo de Europa con un caudal de 1500 litros de agua por segundo. El agua del Queiles proviene de la fosa Beratón en la cuenca del Duero y se vierte en el Ebro del que es afluente, por eso el dicho popular: ¡Ah Moncayo traidor que robas a Castilla y haces rico a Aragón!

Es el lugar del que salieron las moras para este bizcocho y evoca buenos recuerdos de una excursión con amigos y de las risas de nuestros hijos mientras trepaban por las zarzas.

Moras.
Foto cedida por Miguel Angel García
Tal vez ahora el cierzo sea el mismo pero los recuerdos de la infancia han vuelto y son cada vez mas fuertes.

Imposible ganar sin saber perder
Imposible andar sin saber caer
Imposible acertar sin saber errar
Imposible vivir sin saber revivir

Mario Benedetti
Imprimir la versión en pdf

martes, 13 de septiembre de 2011

NO HAY RECETA PARA EL DOLOR

46 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.
Tenía que ser una vuelta de vacaciones, tenía que haber música de fondo... pero no esta, no de esta manera. El dolor ajeno se siente como propio. Impotencia.

El tiempo debería detenerse, pero basta respirar para que pasen los días.

Compás de espera, no hay receta para el dolor.


 

Estoy bien, muy bien de verdad, siento haberos preocupado ... es solo que como decía a veces el dolor ajeno se vuelve cercano, acongoja la impotencia, el no poder ayudar en nada.
No puedes evitar mirar a los tuyos y desear que nada cambie porque en un segundo la vida te da la vuelta.



Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin