sábado, 25 de julio de 2009

COPA DE CEREZAS AL VINO SOBRE ARROZ CON LECHE

27 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.

Todos los años espero ilusionada estas cerezas, mi compañero las trae recién cogidas del árbol... aragonesas... como enormes corazones, tersas, firmes y dulces como no he comido otras.
Tengo la convicción de que el año que me falten -espero que tarde en llegar ese día- el inicio del verano no será igual.
Sé que las recordaré como una de esas cosas que he tenido el privilegio de disfrutar y apareceran en esas frases que tomo como prueba de que me estoy haciendo mayor... las del tipo... " ¿te acuerdas cuando...? " aysssssss mare si es que desde que los niños en el parque te empiezan a llamar "señora" hay que asumir que ya tenemos una edad.

Cuando pongo la barquilla en la encimera me vienen mil recetas a la cabeza y mientras me decido por una los huesos van llenando el plato... la verdad no les hace falta mucho acompañamiento y desaparecen a una velocidad de vértigo.


Ingredientes para 6 copas:
250 gr. de cerezas
250 Cl. de un buen vino tinto
200 gr. de azúcar


Para el arroz con leche:
1 litro de leche
125 gr. de arroz
100 gr. de azúcar
1 palo de canela
Piel de limón
Una pizca de sal


Preparación del arroz con leche:
  • Se pone la mariposa en las cuchillas, y se incorporan todos los ingredientes menos el azúcar.
  • Se programan 40 minutos, temperatura 90 grados, velocidad 1. Cuando pare la máquina se le añade el azúcar y se deja otros 2 minutos a la misma temperatura y velocidad.
  • Se vierte en las copas y se deja enfriar.

Para las cerezas al vino:

  • Podemos hacerlas enteras o limpias y deshuesadas. La presentación es mas llamativa con sus rabitos y no resultan incómodas de comer pero en según que ocasiones los huesos pueden ser un problema así que a vuestra elección.
  • En un cazo disolver el azúcar y el vino -yo un Ribera de Duero que hay que hacer patria- añadir las cerezas y cocer 5 minutos.
  • Retirarlas y continuar cociendo la salsa hasta que adquiera la consistencia de un almíbar ligero.
  • Mezclar con las cerezas reservadas y dejar que atempere.
  • En el momento de servir, cubrir el arroz con leche frío con las cerezas y el almíbar tibios. El contraste de temperaturas hace que sea un postre muy agradable.
Fuente: Cocinar con cereza del Jerte (Libro en pdf) .


Dice la sabiduría popular que el mejor recolector es el que va cantando...así mantiente la boca ocupada... de otro modo corremos el peligro de acabar con el estomago lleno y el cubo vacio; no es que esto venga a cuento de nada pero los chascarrillos también viene con la edad... no la que tengo ehhhhh sino la que tendré jaja.

Imprimir la versión en pdf

miércoles, 22 de julio de 2009

HARINA DE GARBANZOS

15 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.

Voy y vengo sin apenas tiempo para actualizar el blog -aunque esta vez no es por exceso de trabajo mas bien al contrario- mi cuerpo pide vacaciones y no puedo negarle nada :-P
Me he contagiado de la relajación a la que invita este calor que nos acompaña.

Así que aprovecharemos estos días para rescatar entradas que como esta de hoy, quedan pendientes de publicar a falta de una redacción mas esmerada, de las que están a medio camino entre la cámara de fotos y el ordenador, aquellas que desechamos por sencillas o las que sin mas han quedado atrás atropelladas por las prisas del día a día.
¿A que me entendeis? creo que en la mayoría de los blogs hay una larga lista de entradas que cumplen estos requisitos.


De cualquier modo ya sabeis que en verano continuamos comiendo... todos los días... tenemos esa mala costumbre jaja ... por lo que seguiré añadiendo platos a esa lista que compartimos juntos.


Y al tema... hoy una preparación sencilla que nos viene genial para alguna de esas recetas que asociamos inevitablemente al verano. Ya si tenemos celiacos en casa se convierte en imprescindible y es que la harina de garbanzos merece un hueco en nuestras despensas.

Conocida también con otros nombres como harina chana o besan es un elemento importante en otras cocinas como la india o pakistani, aunque aquí la asociemos a las dietas sin gluten como susituto de la harina de trigo.

Ingredientes:
Garbanzos secos en la cantidad que deseemos.


Preparación:
 

  • Poner los garbanzos crudos en el vaso y darles unos golpes de turbo para romperlos. 
  • Después pulverizarlos unos 30 segundos, Velocidad 5-10 progresivo. 
  • Para tostar la harina programar 20 minutos, 100º, Velocidad 5 . 
  • Sacar la harina del vaso para que se enfríe y volver a poner ya fría en el vaso pulverizando de nuevo otros 30 segundos.  
  • De forma opcional podemos añadir ajo y perejil- mejor si el ajo es deshidratado y el perejil seco así aromatizaremos nuestros rebozados sin preocuparnos por la conservación.

La harina nos quedará con un color ligeramente amarillento y se conserva perfectamente una vez fría en un bote hermético en la despensa.

Aparte de usarla en las recetas en las que pueda aparecer como ingrediente, no puede faltar en esas tapas con aire del sur que a todos nos vienen a la cabeza... una buena fritura de pescado o las deliciosas y crujientes tortillas de camarones.

Para rebozar mezclaremos a partes iguales harina de garbanzos y harina de trigo o harina sin gluten, obtendremos una costra crujiente y dorada.

También podemos mezclarla con pan rallado (sin gluten por supuesto en el caso de los celiacos) para nuestros empanados.

¿Fácil no?





Imprimir la versión en pdf

martes, 7 de julio de 2009

AJOARRIERO CON CARACOLES "DE MI MADRE"

15 Amigos han pasado por la cocina dejando su comentario. Pulsa aquí para dejar tu opinión.

Arrieros somos y en el camino nos encontraremos...

Es este un plato sencillo, elaborado con bacalao en salazón y verduras del que encontramos diferentes variantes en cada zona; de hecho parece que su composición se fué formando siguiendo el camino de los arrierros (encargados del transporte de materiales con mulas) que cubrían la ruta de Bilbao a Zaragoza pasando por Navarra por lo que mantiene una base común (bacalao, tomate y ajo) y un toque diferente en cada comunidad.

Los arrieros - consumidores originales- en sus viajes y obligados por la necesidad de llegar pronto a los mercados desalaban el bacalao en la corriente de los rios, estrujando y deshilachando sus hebras.

A ese bacalao desalado con prisas se le añadia cebolla , pimiento verde y choricero y las tan socorridas patatas... y así paso del polvo del camino a la mesa de la venta convirtiendose por merito propio en un plato de lujo que no es raro encontrar acompañado de ingredientes humildes.. cangrejos, caracoles o mas sofisticados como la langosta.

Cuenta la historia mas reciente que seguia siendo un plato local hasta que Hemingway lo probó en "Casa Marcelino" dandole una proyección internacional siendo de echo uno de los platos mas solicitados por los extranjeros en las fiestas de San Fermín del que me acuerdo justo hoy en su día... gustico dará oirlos pronunciando " a j o a rrrrr i e rrrrrrrrrr rrro" es que me parto... lo que si es seguro que no falta en las cazuelas que las Peñas de Pamplona llevarán a los toros en estos días.

Como suele ser normal en la cocina tradicional, encontraremos tantas recetas como cocineros.

En casa nos decantamos por esta preparación sencilla, típica de la ribera navarra que tan de cerca nos toca y que imagino muy próxima a la original... buen bacalao seco, pocos condimentos, las patatas que no falten y los caracoles... vamos es que con caracoles es un lujo total.

Ingredientes:

Un kilo de bacalao desalado
4 dientes de ajo
1 pimiento verde
Una cebolla mediana
1 tomate maduro
Un buen puñado de caracoles
Una patata frita en dados
Aceite de oliva
Agua
Sal

Para hacerlo:

  • El día de antes pondremos el bacalao en salazón en remojo cambiándole el agua hasta dejarlo en su punto de sal.
  • Se cuecen los caracoles con agua y sal (previamente engañados para que saquen bien los chichones) durante una hora y se reservan.
  • Se hace un sofrito con los pimientos, ajos, cebolla y el tomate cortandolos en dados regulares.
  • Pelamos y cortamos del mismo modo una patata que reservaremos una vez frita sobre papel absorbente.
  • A continuación se echa el bacalao en tiras y se deja hacer unos 10 minutos.
  • Añadiremos los caracoles escurridos, la patata reservada y dejamos cocer a fuego lento durante aproximadamene otros 10 minutos, rectificando el punto de sal si fuese necesario.
  • Servir bien caliente en la propia cazuela.

Para los amantes de los caracoles es una receta exquisita.. y el resto... no saben lo que se pierden así que aprovechando la etimología... arreando que se enfría ;-P



Imprimir la versión en pdf
Related Posts Widget for Blogs by LinkWithin